6.24.2023
Historias

La acción colectiva despierta la belleza sostenible en la industria cosmética

En un mundo donde parece ser más importante lo que las personas piensan sobre ti que lo que realmente eres, la industria de la cosmética ha asumido el desafío de desmaquillarse para evolucionar y liderar el camino hacia la construcción de un futuro más brillante, donde primero importa lo que eres y luego lo que dices que haces.

En un mundo donde parece ser más importante lo que las personas piensan sobre ti que lo que realmente eres, la industria de la cosmética ha asumido el desafío de desmaquillarse para evolucionar y liderar el camino hacia la construcción de un futuro más brillante, donde primero importa lo que eres y luego lo que dices que haces.

En este proceso de transformación, las BICs (Benefit Corporations o Corporaciones de Beneficio) están desempeñando un papel fundamental, al promover la adopción de prácticas sostenibles y responsables dentro de las empresas de belleza.

Las BICs son compañías comprometidas con la generación de beneficios medioambientales, económicos y sociales, que, dentro del contexto de la industria cosmética, implica adoptar un enfoque orientado hacia la sostenibilidad y la responsabilidad social en todas las etapas de sus procesos productivos, desde la selección de ingredientes hasta la fabricación, el envasado y el traslado de sus productos.

Estas empresas se preocupan por el medio ambiente y la salud de sus consumidores, por lo que seleccionan ingredientes naturales y orgánicos, reducen activamente el uso de químicos nocivos y promueven el envasado con materiales reciclables.

Por otro lado, generan un impacto positivo de manera social y económica al comprometerse con el fomento de la equidad en sus cadenas de suministro, con lo que se impulsa un comercio más justo que apoya a las comunidades locales, mientras que incentivan el bienestar de sus colaboradores al ofrecer salarios justos, condiciones laborales seguras y oportunidades de desarrollo profesional.

Compañías como Natura&Co, Rayito de Luna, Badger Balm o Melanin Essentials son ejemplos claros e inspiradores de cómo las industrias pueden colaborar por medio de la acción colectiva para impulsar un cambio de paradigma en el mundo y construir un futuro donde las empresas usen su poder para generar un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente, sin dejar de buscar la rentabilidad económica.

A través de la B Corp Beauty Coalition, casi 70 empresas pertenecientes a la industria cosmética en el mundo están impulsando cambios en su sector al compartir el compromiso con la sostenibilidad, la equidad y la ética en su operación y prácticas comerciales.

Esta coalición es una manifestación del movimiento creciente hacia la integración de la sostenibilidad y la responsabilidad en la industria de la belleza. A medida que los consumidores se vuelven más conscientes de la importancia de elegir productos y marcas alineados con sus valores, las empresas de belleza están respondiendo a esta demanda y adoptando enfoques más sostenibles en sus operaciones.

Así como ellas, otras empresas pueden sumar esfuerzos para promover un cambio de dirección en sus industrias mientras continúan construyendo marcas sólidas y reconocidas con prácticas sostenibles.

Uno de los aspectos más destacados de las BICs es su capacidad para impulsar la acción colectiva, ya que estas empresas no operan en aislamiento, sino que buscan establecer alianzas estratégicas con otras organizaciones, proveedores y consumidores comprometidos con la sostenibilidad.

A través de estas colaboraciones, se comparten conocimientos, recursos y mejores prácticas, fortaleciendo el impacto positivo en toda la industria. La acción colectiva es fundamental para abordar los desafíos globales y lograr cambios significativos en el ámbito empresarial y medioambiental.

Por lo tanto, un paso firme que ayudará a asegurar la continuidad de esta evolución positiva es el reconocimiento legal de la figura de las BICs, tal y como ha sido el caso reciente de Uruguay (2018), que ha creado la Ley de Sociedades Comerciales de Beneficios e Interés Colectivo, más conocida como Ley BIC.

La industria cosmética está evolucionando hacia un futuro más brillante gracias al papel fundamental de las BICs, con lo que muchas empresas están generando beneficios de triple impacto de manera medioambiental, económica y justicia social.

El reconocimiento legal de las BICs es crucial para incentivar este modelo de negocio en otras empresas y acelerar la adopción de prácticas sostenibles. La acción colectiva y las alianzas estratégicas son fundamentales para impulsar el cambio a gran escala. La industria cosmética ya ha demostrado su capacidad para liderar esta evolución y es un ejemplo inspirador para otras industrias.

Fuentes:

Lee el artículo

Redefiniendo el sentido del éxito

Últimas noticias, eventos e historias de agentes de cambio.

Sostenibilidad agroalimentaria: economía circular en acción

La industria agroalimentaria desempeña un papel crucial en la confrontación de la crisis climática. En este contexto, la economía circular traza una hoja de ruta que busca transformarla hacia una versión más sostenible e innovadora

Leer más

Por qué la animación es efectiva para abordar temas difíciles

La animación se ha vuelto esencial al simplificar ideas, humanizar desafíos y proporcionar una educación divertida para conectar emocionalmente. Para las Empresas B, representa una oportunidad para resaltar su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social de manera impactante.

Leer más

Coral vita: una economía que rescata arrecifes

Descubre esta iniciativa, que emplea innovadoras técnicas de microfragmentación para acelerar el cultivo de arrecifes y ayudar a la restauración de ecosistemas por todo el planeta.

Leer más
Descubre Más